Liderazgo

Pastores / Ancianos

Nuestra congregación es dirigida por un liderazgo plural

Matías Hernández Contreras

Matías Hernández Contreras

Renuncié a mi carrera de Ingeniería Civil Industrial para ingresar al Programa de Formación Ministerial del Instituto Guillermo Strong. Actualmente sirvo como pastor a tiempo completo y me encuentro en la Fase 1 del proceso de Certificación ACBC en Consejería Bíblica.

Me apasiona la Predicación Expositiva de las Escrituras y la divulgación de recursos prácticos para la vida del creyente.

En mi tiempo libre me encontrarás pasando tiempo con mi familia, leyendo o viendo Interestelar.

Conocí al Señor cuando era un niño (7 años). Dios tuvo misericordia al alcanzarme siendo tan joven, librándome de muchos males en al camino. A pesar de la edad, comprendí que haber nacido en un hogar cristiano o que mi buen comportamiento no eran suficientes frente a Dios. Necesitaba un Salvador, por lo que me rendí a Él.

Estoy casado con una ovallina y tengo un pequeño hijo llamado Simón Judá.

Walter Arce Soto

Walter Arce Soto

Soy Profesor de Educación Religiosa de Enseñanza Básica y Media. Cursé el Programa de Formación Ministerial en el Instituto Guillermo Strong y actualmente sirvo como pastor y trabajo en paralelo como profesor a medio tiempo.

Me apasiona el servicio al Señor en general, especialmente el animar a los hermanos de manera privada y la enseñanza de la Palabra de Dios.

En mi tiempo libre disfruto siempre de un buen libro o jugar fútbol. También soy un amante de la música, cantar y tocar guitarra son buenos pasatiempos que he podido poner al servicio del Señor en la congregación.

En cuanto a mi testimonio, siendo un joven de 17 años en una reunión a la cual yo fui invitado de una pequeña iglesia pentecostal, ocurrió que durante el culto vino a mi corazón una profunda Convicción de que Jesús realmente es el Señor, que realmente es El Salvador que había muerto por mis pecados. Junto con ello vino a mi corazón la convicción de que tenía que arrepentirme de mis pecados cometidos hasta ese momento. además de ello, experimente profundamente el amor de Jesucristo que me ofrecía perdón a mi alma al morir en la cruz. Me sentí tan amado por el Señor que solo me quedaba un deseo de conocerlo más y amarle en agradecimiento por lo que me ofrecía. Desde ese día en adelante, pase por una etapa inicial de comprensión de cuan malo era y de aquellos pecados que era necesario dejar al arrepentirme.

Estoy felizmente casado y tengo una pequeña hija que tiene solo unos meses..

Andrés Diez de Medina

Andrés Diez de Medina

Soy podólogo de profesión y actualmente trabajo en el área de distribución de insumos para laboratorios.

Llevo más de 20 años sirviendo en la iglesia como anciano. La labor que más disfruto cumplir en la congregación es supervisar y atender las necesidades que puedan surgir.

Mi tiempo libre normalmente lo dedico a descansar junto a mi familia o ver videos y películas. Siempre estoy disponible para realizar un buen asado.

El Señor llegó a mi vida en 1998, cuando conversando con un querido pastor, alrededor de Efesios 2:8-9, Dios quitó el velo de mis ojos. Por su pura misericordia me mostró su gracia salvadora, y desde ese día, esa misma gracia me ha seguido sosteniendo.

Estoy casado, y tengo una hija que ya formó su familia, y un hijo que actualmente sirve en la congregación.

Patricio Guerrero Escudero

Patricio Guerrero Escudero

Soy Bioquímico y trabajo en el laboratorio de enfermedades metabólicas perteneciente al INTA de la Universidad de Chile.

Mi conexión con la Iglesia ha sido una parte fundamental de mi vida. Aunque no tengo preferencia por un área en particular, he encontrado gran satisfacción al enseñar clases de escuela dominical a jóvenes, especialmente a aquellos de entre 12 y 18 años. Estos momentos de enseñanza me permiten compartir mi fe y ayudar a los jóvenes a crecer espiritualmente.

En mi tiempo libre, priorizo mi familia y disfruto de actividades como ver fútbol o la NBA. Además, tengo una pasión por la fotografía, especialmente la fotografía de naturaleza, donde puedo apreciar la belleza y la maravilla de la creación de Dios.

Mi testimonio de fe ha sido una travesía marcada por altibajos, pero siempre guiada por la fidelidad de Dios. Aunque crecí asistiendo a la misma iglesia, fue a los 17 años, después de una clase con el hermano Eduardo Moreno, que entendí la necesidad de Cristo en mi vida. Viví años difíciles debido a la separación de mis padres, pero la fidelidad de Dios y el apoyo de mi madre me mantuvieron en sus caminos, a pesar de mi rebeldía en ciertos aspectos. A los 21 años, decidí ser bautizado y a los 22, participé en un campamento donde serví en la consejería, una experiencia que fortaleció mi fe y mi compromiso con el servicio.

Mi matrimonio en 2018 y el nacimiento de mi hija Elisa en 2021 han sido bendiciones que me han permitido comprender aún más el amor de un padre por su hijo, reflejando el amor perfecto que Dios tiene por nosotros. Agradezco a Dios por su gracia que me sostiene en mi papel como anciano de la iglesia, un rol desafiante pero gratificante en el que continúo creciendo espiritualmente día a día. ¡A Dios sea toda la gloria!

Queremos conocerte

Nos encantaría poder escucharte, resolver tus dudas y ayudarte seguir dando pasos en la dirección correcta